LA CONJUNCIÓN DE LOS TRES FACTORES

Después de deshacer algunos lazos que habían dejado de hermosear lo que contenían para empezar a asfixiarlo al seguir unos esquemas preestablecidos sin atender a las diferencias, al mismo tiempo que aprendía a apreciar y cuidar de estas últimas, me reencontré con el protagonista de esta historia.

Guardo en uno de mis más preciados rincones de la memoria el mediodía en que, por primera vez, vi aparecer a @moterorojo sobre su moto, años después de que nos presentara un buen amigo que tenemos en común. Fue en ese momento cuando intuí todo este simbolismo que desde entonces ha venido a formar parte de mi vida. Lo vi libre, representando todo lo que estaba buscando: una huida hacia adelante y precipitada de toda rutina.

Todavía no estaba enamorada, no en los términos que lo estaría luego. Me gustaba, como gustan esos amores platónicos cargados de imaginaciones locas. Me gustaba desde el día que lo conocí. Pero nuestras vidas estaban en puntos muy distintos e inconscientemente asumimos una barrera que posteriormente nos cargamos con una broma y un correo electrónico. ¡Es tan frágil el orden social! 🙃

Pero todo esto vendría después. Aquel día, simplemente, comprendí las que formaban una gran parte de mis inquietudes que luego vería a mi alcance en la exhibición del vuelo kamikaze de una urraca. ¿Habéis tenido la oportunidad de observar a una de ellas lanzándose en picado para, acto seguido, echar a volar? Yo lo descubrí una mañana en la que estaba hablando con mi madre por teléfono mientras miraba a través de la terraza de mi antiguo piso, situado en la octava planta de un bloque de la calle Aguilón. Desde allí, pude apreciar como una de ellas se precipitaba al vacío desde la azotea del edificio que tenía enfrente en unos segundos en los que contuve la respiración y aunque oía a mi madre, no la escuchaba, ¿¡se estaba suicidando!? Boquiabierta asistí a su descenso precipitado, que pocos metros antes de alcanzar el suelo, se convirtió en un precioso vuelo que salió de mi campo de visión… ¡Guau! Me había quedado sin palabras con las que expresar mis pensamientos, pero acababa de convencerme del sentido de la existencia: para poder volar es necesario estar dispuesta a caer.

Tiempo después descubriría que @moterorojo había criado y cuidado de una de ellas en su más tierna juventud, cuando todavía vivía en Olmeda de las Fuentes, dejándola ir libre cuando se trasladó a la Vallekas. Entonces corrían los tiempos de la heroína y la desactivación de los poderosos movimientos sociales de los que aún participó, y que despidieron la dictadura de Franco buscando construir una realidad justa para todas en la siguiente etapa de nuestra oscurecida Historia.

Estaba decidiéndome a lanzarme al vacío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s