La Alpujarra

Esta región de Andalucía es característica por su paisaje, que combina valles y barrancos, y los pequeños pueblecitos encalados que, con su forma escalonada y calles estrechas, van apareciendo en el camino a medida que se recorren sus pequeñas carreteras. Es una zona bonita y cargada de historia que da gusto descubrir en moto tanto por las curvas, como por los puertos, las vistas y sobre todo, y desde mi punto de vista, los olores: un elemento que pierde intensidad en los viajes enlatados.

Nosotras llegamos a la Alpujarra desde la ciudad de Granada, después de recorrer la A-4 hasta el Parque Natural de Despeñaperros donde nos desviamos por la antigua N-IV aprovechando para hacer un alto en el camino tanto para disfrutar de las vistas, como para comer algo.

Mirador de los Órganos de Despeñaperros

Como antiespecista, he de decir que aunque no soy muy proclive a consumir envasados que además busquen imitar los cárnicos —¿por qué imitar productos fruto de la explotación que se busca abolir?—, estos resultan realmente útiles a la hora de viajar ya que aguantan bastante. Personalmente, no trataría de emular ni la forma ni el nombre de los alimentos de origen animal —aunque reconozco que estos actúan como un reclamo publicitario que no deja de ser útil— y buscaría generar una gama propia del veganismo que reivindicara sus propios productos. El caso es que, mientras se van abriendo estas alternativas, hay que trabajar con lo que se tiene y entre lo que actualmente existe los “chorizos” y “quesos” veganos son una elección práctica si se quiere comer de picnic en el camino. Concretamente, en esta ocasión repetía el chorivegano picante de Avus, que es una marca que trabaja con productos artesanos totalmente vegetales, y probaba con el no-queso No-Moo Mild-Aromatic (tipo Cheddar) de Vegusto, una marca suiza que también opera exclusivamente con productos veganos; ambos exentos de aceite de palma y componentes con modificaciones genéticas. El primero me gusta mucho y el segundo ha resultado un acierto: está bueno y se puede ir cortando la pieza a medida que se consume sin que se resquebraje, al mismo tiempo que es fácil de untar. Me lo recomendaron en la tienda vegana madrileña situada en el barrio de Lavapiés, Planeta Vegano, donde trabaja gente muy maja. ¡Os la recomiendo!

Chorizo vegetal picante de Avus y no-queso No-Moo Mild-Aromatic de Vegusto

Curiosamente, a la ciudad llegamos el Día de la Cruz. Y digo curiosamente porque nosotras no éramos conscientes de ello, y, como podréis imaginar, esto añade algunas complicaciones a la hora de acceder hasta el alojamiento si se encuentra en el centro: además del acceso restringido a numerosas calles peatonales, se suma el de algunas de sus arterias como la que conforman las calles Recogidas y Reyes Católicos. Pese a ello, y en tanto que siempre miramos sitios con garaje precisamente para asegurarnos la viabilidad de llegar hasta allí, no tuvimos grandes complicaciones. No obstante, son detalles a tener en cuenta.

Escaparate adornado con motivo del Día de la Cruz

La Fiesta de las Cruces, que se celebra el 3 de mayo, festeja, supuestamente, el hallazgo de la cruz de Jesucristo por parte Santa Elena. Es un día que se conmemora en diversas localidades y que tiene especial arraigo en Andalucía, donde al menos en Granada es festivo —aunque es mucho más popular en Córdoba o en Berrocal. En la plaza del Ayuntamiento colocan una cruz decorada con rosas rojas que simbolizan la sangre de cristo, y sobre un escenario, situado delante, tienen lugar distintas actuaciones. Y como ocurre en todas las fiestas de España, se bebe. Mucho. Y el centro se llena de jóvenes borrachas y policía.

Al día siguiente por la mañana subimos dando un paseo a la Alhambra y nos dimos una vuelta por el Patio de Machuca y el Palacio de Carlos V, de libre acceso, y canjeamos las entradas que compramos por internet para una visita nocturna al Generalife y sus Jardines —como ya debéis saber, para poder acceder a todos sus espacios es necesario reservar con un mes de antelación: algo bastante complicado de conseguir en salidas improvisadas. Luego volvimos a bajar a la ciudad para subir al Albayzín por el otro lado, recorrimos sus miradores con vistas a toda la ciudad, y desembocamos desde sus estrechas calles de abigarrados comercios al más puro estilo de los zocos árabes a la zona de Catedral. Desde allí cruzamos por la calle de tapeo Navas al Realejo, desde donde finalmente volvimos a subir a la Alhambra al caer el sol para disfrutar de las vistas nocturnas de la ciudad desde el Generalife, entre sonidos de anuros y fragancia de azhar.

 

Palacio de Carlos V
La Alhambra. Mirador de San Nicolás, Albayzín
Jardines del Generalife, Alhambra

En el Realejo es donde probablemente se encuentren la mayor parte de las alternativas veganas de Granada. En la calle Santa Escolástica se encuentra la heladería Eco De·leite, con oferta vegana de gran calidad, y un poco más adelante el restaurante Hicuri Art Vegan. Y si se sigue hacia la plaza de Fortuny y se atraviesa en línea recta, se da con otro restaurante: El Piano, situado en la calle Santiago.

Restaurante Hicuri Art Vegan
Calle Ecce-Homo, Granada

Al siguiente día partimos de Granada dirección a Lanjarón por la N-323 que lleva hasta la Costa Tropical tomando el desvío hacia Las Alpujarras por la A-348. Nada más tomar esta carretera secundaria, sale a mano derecha un desvío al Puente Nazarí de Lanjarón —el Puente de Tablate—, que, con más de 600 años de historia, merece una visita. Curiosamente, está situado en la continuación de la N-323, que se encuentra en este punto pese a no indicarse con claridad. Más adelante, a mano izquierda, vuelve a aparecer un desvío para retomar la A-348. Nada más entrar en la población de Lanjarón, a mano derecha, hay otro desvío que lleva al Castillo de Lanjarón —conocido como el Castillo de los Moros— situado a medio kilómetro de distancia y de la misma época.

Puente de Tablate (Macucal (2012) Wikipedia)
Castillo de Lanjarón (Bodoklecksel (2006), Wikimedia)

Desde aquí, seguimos hasta Torvizcón donde paramos en el mirador de la entrada, situado a mano izquierda, para comer algo. A pocos metros hay una gasolinera con una tienda, además de la población misma, con lo que es sencillo surtirse de víveres de ser necesario.

Torvizcón

De Torvizcón seguimos en la misma carretera hasta que, a mano derecha, aparece un desvío hacia Albondón y Albuñol por la A-345. Antes de llegar a Torvizcón hay otro por la A-4131, pero esa carretera no la hemos explorado.

Pueblos de la Alpujarra (A-348)

La A-435 es una carreterita muy bonita, primero de subida y luego con un largo descenso con vistas al mar, lo que hace que a veces haya fuertes rachas de viento como nos ocurrió a nosotras. En ella se mezclan los valles y acantilados característicos de la Alpujarra con los invernaderos y el mar, y además no está muy transitada. Nosotras la recorrimos un sábado y apenas nos cruzamos con un par de coches. Igual que en el último tramo de la A-348, se encuentran algunas piedras en el camino por los desprendimientos, y al paisaje verde de olivos, viñedos y grandes matas de romero, se le suman aloes y colores amarillos. Y a todos los olores de la Alpujarra, el olor a sal del Mediterráneo.

Ni Albondón ni Albuñol son poblaciones turísticas, tampoco La Rábita. De hecho, creemos que nos hospedamos en el único alojamiento de este último, un hotelito de gestión familiar en primera línea de playa que no llega a los 60 euros la habitación doble fuera de temporada. La oferta de ocio es muy reducida, y puede disfrutarse de la playa y el mar casi en intimidad. Eso sí, la arena es de gruesa tirando a piedrecillas y piedras. Y aunque no hay mucha oferta hostelera, al final del Paseo Marítimo hay un bar de tapas donde trabaja una camarera vegetariana que te saca cualquier cosilla vegana que le pidas 😃

Paseo Marítimo de La Rábita
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s